<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Documento sin título

Introducción.

Una fotografía no es sino el resultado de una serie de reacciones físico-químicas. A bote pronto es un tanto difícil de imaginar, pero la cosa consiste en que la luz es una sucesión de ondas que cuando se encuentra en su camino con un cuerpo sólido puede ser absorbida o rebotada. Cuando las ondas se absorben por completo, nuestros ojos perciben el color negro. Cuando rebotan totalmente, percibimos el color blanco. Entre uno y otro hay muchos intermedios, que serán los distintos colores que nosotros podemos percibir en un cuerpo. Cuando colocamos frente a esos rayos una película tratada químicamente y sensible a los efectos de la luz, obtenemos una fotografía.

Esta sería la definición científica de una foto. Pero una foto es mucho más, porque es un recuerdo, la presencia de un momento que significó algo peculiar en lo que nos tocó vivir. Una foto nos acerca a lugares que no conocemos y nos posibilita el hacernos cargo de lo desconocido. Una foto es también poesía, la descripción de aquello que la palabra no puede precisar.