<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Documento sin título

intado con flash.

Visto todo lo anterior, podemos plantearnos ahora como fotografiar un espacio lo suficientemente grande como para que con un solo flash la foto no recoja lo que queremos. Para ello, existe una técnica llamada ' pintar con flash ', que nos posibilitará hacerlo, aunque hay que ser meticuloso en su procedimiento.

Para pintar con flash lo primero que habremos de hacer es colocar el trípode y sobre él la cámara, y seleccionar bien la composición de la foto: qué es lo que queremos ver y ajustarlo por el visor. Es el momento de colocar el objetivo, si gran angular, si teleobjetivo, si normal. Algo a tener en cuenta a la hora de hacer la composición de la foto es colocar cuando sea preciso un espelólogo para que dé una referencia sobre las dimensiones del lugar a fotografiar. Una vez precisado el objeto, hay que intentar ver cómo queremos retratarlo. Una de las cosas que nosotros solemos procurar es que tengan profundidad, es decir, que haga sombra, pero la idea es que las sombras no aparezcan como negro absoluto en el resultado final. Por eso es importante decidir desde dónde vamos a disparar los flashes, de forma que podamos mitigar el efecto de las sombras. Para colocar los flashes, como estos tienen distintos números guía, escogemos arbitrariamente un diafragma, y con él y el número guía hallamos la distancia a la que hay que colocar cada flash del objeto a fotografiar. Una vez así, podemos proceder de dos maneras distintas:

1ª.- La primera de ellas consiste en conectar uno de los flashes a la cámara mediante un cable que nos posibilite poner el flash donde nosotros queramos. Los otros (en nuestro caso dos), estarán conectados a sendas células fotoeléctricas, y colocaremos la velocidad de obturación en 30-X. Disparamos la foto y que Dios reparta suerte.

2ª.- La segunda de ellas es colocar la velocidad de obturación en B. Apagamos todas nuestras luces y abrimos el objetivo. Una vez abierto y a oscuras, disparamos manualmente cada uno de los flashes desde su posición.

Puede ocurrir, que para pintar una determinada sala no tengamos suficientes flashes como quisiéramos. No hay problema. Se procede como en el segundo caso, y una vez que se han disparado los flashes, se tapa el objetivo con un paño, gorro, o bufanda que no deje pasar la luz (ojo con que sea blandito para no tocar el objetivo y mover la foto). Una vez tapado, encendemos alguna luz y los encargados de disparar los flashes se colocan en las posiciones que previamente debían estar ya fijadas. Cuando han llegado a su lugar, volvemos a apagar todas la luces, quitamos el paño del objetivo, avisamos dando una voz y se realizan manualmente el resto de los destellos.

Aumentar

Para el caso de fotografiar una galería larga, el procedimiento es exactamente el mismo. Podemos pintarla o podemos alargarla utilizando las células fotoeléctricas. Tanto en un caso como en el otro, debemos calcular la distancia teniendo fijo el número guía y el diafragma elegido. Si un flash nos da una distancia de 6 m., a esa distancia habrá que colocar el siguiente.