<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Documento sin título

Problemas específicos de la Fotografía Subterránea.

Junto a los problemas antes mencionados sobre la dificultad de enfocar bien (y la consiguiente necesidad para ello de llevar una linterna auxiliar), y de los 'ojos rojos', a la hora de encarar el ponernos a hacer fotos en una cavidad tendríamos que tener en cuenta otros factores que también son importantes.

El primero de ellos hace referencia a la humedad . En una cueva, casi por definición, la humedad es altísima. Hay zonas en las que esta situación se agudiza (por ejemplo en las zonas inundadas). En nuestro alrededor se genera una especie de neblina que puede dificultar mucho la toma de una fotografía, porque existiendo esta neblina, la luz se queda en ella y no nos llega al objeto que queremos fotografiar. Para poder hacer frente a ello, necesitaremos colocar los flashes lo más bajos posible y además procurar que en ningún caso se nos genere un contraluz. Otro problema que nos provoca el exceso de humedad es la descarga de las pilas eléctricas que llevemos y que ya hemos avisado (recordar la necesidad de llevar pilas de repuesto).

AumentarEn otras ocasiones, el problema no será la humedad del ambiente, sino el vaho que producimos con nuestra respiración o con nuestro cuerpo. A veces es una lástima que una fotografía se nos malogre por culpa del dichoso vaho. Para evitarlo debemos tener en cuenta dos cosas. En el momento del disparo de la foto, conviene contener la respiración unos segundos y además poner la cámara por delante de nuestro cuerpo. Si tenemos colocado el trípode, esto no será ninguna dificultad. Si sostenemos manualmente la cámara deberemos colocar debidamente la postura corporal para evitar que el vaho que desprendemos frustre nuestras expectativas fotográficas.

Por otra parte, no hemos de olvidar que en una cueva, debido también a la humedad, existen numerosas partículas flotando en el aire . Quien más se resiente de ello son los objetivos, en los que poco a poco se van depositando muchas de ellas. Tenemos que cuidar que el objetivo no se ensucie y que en el momento de la foto no esté empañado, lo cual también ocurre de vez en cuando. De la misma manera, habremos de estar bien al tanto del barro . En la progresión es fácil que nosotros hayamos terminado rebozados en él, con lo que las posibilidades de manchar la cámara y el objetivo son muy altas y hay que tener especial cuidado con ello.